Tips

Aquí tienes algunas recomendaciones que te pueden servir para andar en la montaña.

Por: Juan Carlos Borbón 

En tiempo de calor el agarre de las ruedas se reduce y para conseguir un rendimiento similar debemos bajar un poco la presión de los neumáticos hasta encontrar el equilibrio que vaya mejor a cada uno.
-Hay que recordar que si  vas en una bajada y se va a una velocidad muy lenta, las rocas y raíces impiden avanzar, provocando a la vez algunas caídas y desesperación al no superar una zona rocosa; es por ello que se debe mantener la bicicleta a una buena velocidad en la que el conductor se sienta seguro.
-Para bajarse rápidamente, necesitas una bicicleta con bastante espacio entre el tubo superior del cuadro y tu. Lo ideal es tener una distancia de 7-10 cm. entre la ingle y el tubo superior de la bici, estando parado en el piso y montado en la bici. -Para un pedaleo eficiente, la rodilla debe quedar ligeramente flexionada cuando el pedal esta en la parte mas baja (lo mismo que para una bicicleta de ruta). De todas maneras, puede ser deseable bajar un poco el asiento en terreno difícil, para permitir que la bici se mueva libremente abajo tuyo sin golpearte.  
-Para un uso normal, el manubrio debe quedar ubicado a 3-5 centímetros por debajo de la parte superior del asiento. Esto ayuda a poner peso en la rueda delantera, lo que hace más fácil el doblar en subidas y evitar que se levante la rueda. Más bajo es todavía mejor, pero puede hacer más complicadas las bajadas. Los que se especializan en descenso ponen el manubrio más alto, a veces hasta al nivel del asiento (nunca excedas la línea de máximo del avance porque puede romperse).
-El manubrio debe tener el ancho de los hombros.

_________________________________________________________________________________________________

LA HISTORIA DEL MOUNTAIN BIKE

Por: Gonzalo Borbón

El nacimiento del MTB no se puede decir que fue algo de la noche a la mañana, o que se produjo en un lugar y un tiempo concreto, sino que fue el resultado de una evolución lenta que comenzó, eso sí, en los Estados Unidos, hacia los años 70.

Los americanos llevaban montando en bici por los caminos desde los años 30, cosa nada extraña, porque aquí en México sin ir más lejos, las bicis también circulaban por los caminos, principalmente porque no había carreteras. Pero lo que significó un cambio importante, y de eso fueron responsables los americanos, fue que a alguien se le ocurrió montar ruedas de balón grande en lugar de las tradicionales cubiertas finas. Cuando se montaron cubiertas de 26 x 2,1 pulgadas en las bicis que hasta entonces habían sido de paseo, fue cuando empezó a cambiar el modo de ver la bici como un simple medio de transporte.

Por aquel entonces ya corrían los años 70 en la soleada California, concretamente en Marin County, un condado al norte de San Francisco, que en aquella época era un hervidero de nuevas ideas que habían traído los hippies y el movimiento contracultural de los 60 y los 70. Las bicis de moda eran las de ruta, y la gente joven las utilizaba mucho como medio de transporte “alternativo”. Los inquietos jóvenes de Marin County y San Francisco en seguida comenzaron a experimentar con sus bicis, en un momento en el que se vivía un gran entusiasmo por todo lo que tuviera que ver con las cosas nuevas, los inventos caseros y la improvisación en los garajes de las casas. No es casualidad que en el San Francisco de esos años unos jóvenes barbudos comenzaran a inventar máquinas que con el tiempo se llamaron ordenadores personales.

En 1971 ya se comenzaron a reunir algunos amigos de los pueblos de Marin County para disputar carreras. Las primeras carreras se organizaban en Mount Tamalpais, un lugar que ya se conocían a los más atrevidos para rodar en bici por el campo. Las bicis que se utilizaban en estas carreras eran las mismas de los años 30 y 40, pero con cubiertas de balón gordo. ¿Y qué es lo que hacían estos primeros colgados con sus locas bicis? Nada menos que descensos. Así es, las primeras experiencias de estos tipos con lo que se pueden llamar “las abuelas de las mountain bikes”, fueron los descensos. Gente como Marc Vendetti, John York, Tom Slifka, o Kim Kraft, se pasaban la semana modificando sus cacharros para tirarse luego por los montes, a ver si aguantaban. Aquellos experimentos eran una novedad divertida para todos ellos, que incluso aprovechaban para dejar a un lado la vestimenta típica que utilizaban con sus bicis de ruta, y la sustituían por unos Levi’s y unas botas de montaña.

 

Durante 1974 y el 76, Otis Guy, Marc Vendetti y un joven Joe Breeze, salían por el monte con viejas Schwinn de una sóla velocidad, y organizaron estas carreras en Marin County. En una de ellas, en el 74, vinieron unos tipos de la población de Cupertino, en el condado de Santa Clara, unos 90 km al sur de San Francisco. La misma donde nació Apple. Estos tipos dejaron alucinados a todos los demás en la carrera, porque habían instalado en sus bicis un sistema de cambio de marchas que se accionaban con el dedo gordo desde el manubrio, y frenos de tambor sacados de una moto. Entre los alucinados por esas bicis estaban un tal Gary Fischer, Charly Kelly, Otis Guy y Joe Breeze.

Con las primeras carreras en marcha, en seguida comenzaron a fabricarse las primeras bicis de 18 velocidades y ruedas gordas en los garajes de estos tipos. Las Breezers de Joe Breeze fueron de las primeras mountain bikes, que también se denominaban “klunkers” o “ballooners”, por el tamaño de sus cubiertas.

A finales de los 70, ya se podía decir que existía un movimiento de mountain bikers en Marin County, y también en algunos puntos aislados de los Estados Unidos, e incluso en otros lugares, como Inglaterra. En 1978 se fundó la primera publicación dedicada al MTB: el Co-Evolution Quarterly. Uno de los que más participaron en este tema fue Charly Kelly.

Como los yankis saben sacar tajada y ver dónde hay negocio, en el mismo momento en que aparecieron las primeras publicaciones en prensa sobre estas bicis, las tiendas de bicis de la zona comenzaron también a interesarse en el tema. Comienzan a hacer pedidos a gente como Joe Breeze, Mert Lawwill o Don Koski, muchas veces modificando la geometría de las viejas Schwinn Varsaty y con la ayuda de soldadores de cuadros de motos.

Con unos cuantos cientos de bicis vendidas, en 1978 seis aficionados de Marin County se van de viaje a un sitio de las montañas de Colorado donde se venía celebrando una ruta anual desde 1976, y donde parecía haber otro grupillo de gente que había empezado a utilizar bicis de montaña. Ese lugar no era ni más ni menos que Crested Butte, y la ruta, la First Annual, que llevaba desde Crested Butte hasta Aspen. La gente de este pueblito perdido en las Montañas Rocosas llevaba haciendo lo mismo que los amiguetes de California desde hacía dos años. La ruta del Pearl Pass Tour se sigue celebrando hoy en día.

En enero del 79, Joe Breeze y Otis Guy van a visitar a un colega que vivía en los alrededores de San Francisco. El tipo se ganaba la vida construyendo cuadros de ruta y de tándem por encargo desde que tenía 15 añitos. Además era un buen rodador, así que fueron a pedirle consejo. Su nombre: Tom Ritchey.

Breeze le mostró a Ritchey su cuadro para ver qué podía hacer para modificar las vainas traseras, pero en cuanto Ritchey vio el artefacto que se había hecho Breeze, se le iluminó la cara. El nuevo concepto de ruedas de 26 x 2,1 fue nuevo para Ritchey, que hasta entonces lo máximo que había visto eran unas “mastodónticas” 26 x 1,3 pulgadas, que las venían utilizando en una peña inglesa llamada la Rough Stuff Fellowship.

 

El tiempo iba pasando, y las bicis singlespeed iban transformándose en otras con cambio y desviadores. La primera carrera oficial de mountain bike tuvo lugar el 21 de octubre de 1976 en la Pine Mountain, y fue una carrera de descenso por un monte de casi 4 km. Estas carreras comenzaron a llamarse Repack, ya que cada vez que hacían una bajada, los pilotos tenían que engrasar y cambiar los frenos, ya que se les “evaporaban” en cada bajada.

Desde el 76 al año 84 se celebraron 24 carreras de Repack. Joe Breeze ostentó el record de victorias, con 10, y el tiempo más rápido en la bajada lo tuvo Gary Fischer. Las chicas también se apuntaron a hacer descenso, y la pionera en esto fue Wende Cragg. Las carreras de Repack unieron a toda la comunidad de bikers de la zona, y se comenzó a generar mayor interés en estas bicis. Para entonces, y sobre todo para el tipo de carreras y rutas que hacían, las viejas bicis de cuadros modificados ya no servían porque se rompían con frecuencia. Era hora de hacer cuadros específicos.

Joe Breeze comenzó a vender cuadros en octubre del 77 y junio del 78. Se llamaban con el original nombre de Breezers, y se vendían a 750 dólares cada una. Todos los cuadros tenían la peculiaridad de un tubo diagonal curvado que cruzaba desde el tubo de dirección hasta el del asiento.

Se podría decir que fueron las “mountain bike antecessor”. Pues bien, mientras tanto, Tom Ritchey, que a sus 24 añitos era un excelente corredor en bicis de campo (bicis off-road), seguía dedicándose a montar cuadros para bicis con ruedas gordas. Gary Fisher, que ya conocía lo camarada que era Ritchey (y no quería comprarse una Breezer), le pidió que le hiciera un cuadro réplica del que montaba. Ritchey, que andaba sobrado de ingenio, hizo tres cuadros, uno para él mismo, otro para Fisher y otro para venderlo. La cosa triunfó, y con más cuadros adquiridos a Ritchey, Fisher comenzó a venderlos en el condado de Marin con su amigo Charly Kelly. Rápidamente hicieron negocios juntos, y llamaron a la marca de bicis Mountain Bikes.

Tom Ritchey fue, por tanto, el primer fabricante artesano de mountain bikes de la historia, y Gary Fisher quien se encargaba del tema comercial a la hora de venderlas. En el año 80 el negocio iba creciendo, y Charly Kelly lanzó la primera publicación dedicada al MTB: Fat Tire Flyer, una especie de rvista totalmente artesanal con historietas, anuncios de carreras, etc.

Fisher y Kelly no pudieron evitar que el término “mountain bike” comenzara a usarse cada vez más y a hacerse más comercial. No pudieron registrar el nombre como marca, y en 1981 la revista de ciclismo Bicycling hizo un concurso para ponerle un nombre a las nuevas bicis de ruedas gordas. El nombre fue “Bici Todo Terreno”, pero al final ha ido quedando para la posteridad como “mountain bike”.

Con las bicis ya etiquetadas como mountain bikes, el siguiente paso era aumentar la producción, ya que cada vez había más gente interesada en estos nuevos artefactos que podían meterse por cualquier camino. Incluso fabricantes japoneses, siempre tan listos, empezaron a fabricar ruedas de 26″ más ligeras y adaptadas al grosor de una MTB. Ritchey no se daba abasto construyendo cuadros, y también Breeze, pero ninguno se decidía a hacer una fabricación masiva de bicis, debido entre otras cosas, a que en ese momento no existían subcontratas de calidad que fabricasen bicis en los Estados Unidos.

Pero un distribuidor de bicis de San José llevaba ganado mucho dinero desde 1976 a base de vender componentes y cubiertas para bicis de ruta. El distribuidor se llamaba Specialized Bicycle Imports, y su jefe Mike Sinyard. Sinyard compró unos cuantos cuadros Ritchey en 1981, y uno de sus diseñadores, Tim Neenan, se le ocurrió hacer un cuadro réplica pero con el nombre de Specialized. A Sinyard le gustó la idea, pero para rematarla, se llevó el cuadro a que lo fabricaran en serie en su fábrica de Japón. Aquel modelo fue el primer Specialized Stumpjumper, considerada “oficialmente” la primera mountain bike de la historia. Salió al mercado en 1982 a 750 dólares. En un par de años se vendieron miles de Stumpjumpers.

A partir de las Stumpjumpers, las mountain bikes comenzaron su ascensión. En los años siguientes, las ventas se triplicaban cada año. En 1985 y 1986 se vendieron más bicis de montaña que de ruta en Estados Unidos, y pronto esa fiebre también llegó a Europa. De repente, los yankis se encontraron con miles de bicis de ruedas gordas inundando las montañas, y entonces empezaron a cerrar el acceso a los caminos. En 1983 varios corredores de Marin County fundaron la NORBA (Asociación Nacional de Bicicletas Todo Terreno). Además de mantener los caminos, la NORBA nació con el propósito de ser la asociación “insigna” de la competición en mountain bike.

Luego vino la IMBA (International Mountain Bike Association), creada en 1998 sólo para contribuir a mantener los caminos dentro y fuera de los USA.

A partir de entonces y hasta hoy, el mountain bike se ha convertido en deporte olímpico, se han disputado 11 campeonatos del mundo (más uno no oficial), 11 copas del mundo, se han creado especialidades dentro del deporte como el cross country, el descenso y el dual, y cada vez se especializa más en una disciplina concreta (con el famoso freeride, bicis de dirt, dual, enduro, rally, etc).

La tecnología ha hecho evolucionar de forma muy rápida para su corta vida a las mountain bikes. No hay que olvidar que hasta hace muy poco tiempo las bicis llevaban frenos cantilever, pedales de rastrales, horquillas rígidas, cuadros de espesor constante, etc. En pocos años se han ido incorporando diversos elementos tomados en su mayoría del mundo del descenso, que como hemos visto, fue el primer propósito de los que empezaron a montarse bicis con ruedas y manillar ancho. Horquillas de suspensión, frenos en V, pedales automáticos, horquillas de doble pletina, y por fin, suspensiones traseras.

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: